jueves, 13 de julio de 2017

Décima "Desde Mi silla de Ruedas"


Pintura Mural Changmarín- Placita de Santiago
Décima 1963- Publicada en el Libro Cantaderas

¿Te acuerdas del carnaval?
en "El Gallito" te hallé
y con tu gracia bailé,
del empiezo hasta el final.
Tu boquita angelical
con su risa de reseda
me dio el amor y la espera,
y me llenó el corazón,
Cómo pasa la ilusión...
¡DESDE MI SILLA DE RUEDA!

Era mi gran juventud,
el tiempo de mi tesoro,
yo tenía placer y oro,
carro, cantina y salud.
No me faltaba virtud,
en mi alegre primavera,
y corriendo la vereda,
me casé contigo un día,
cómo muere la alegría,
¡DESDE MI SILLA DE RUEDA!




Al verte quedé prendado,
me nació un amor profundo,
pensé que no había en el mundo,
un amor más dilatado.
Mi hogar te lo dí amueblado
lleno de color y sedas,
para que en la vida fueras,
feliz, tú, completamente...
como se engaña la gente...
¡DESDE MI SILLA DE RUEDA!




Todo empezó con cariño,
parecíamos tortolitos,
pensando en el día bonito,
que viniera nuestro niño.
Pero llegó mi destino,
y en la oscura polvareda
me estrellé en la carretera,
la columna vertebral,
y empezó a crecer mi mal,
¡DESDE MI SILLA DE RUEDA!


Quise quitarme la vida,
al saber mi condición,
y la desesperación
de mi lecho no se iba.
Guille, te dije, enseguida,
solo el divorcio nos queda.
Es mejor, antes que muera,
ay, de la misma tristeza,
y hoy te miro en mi pobreza,
¡DESDE MI SILLA DE RUEDA!

Llorando me suplicabas,
que tu no querías dejarme;
era tu deber cuidarme,
yque no te separabas,
antes mejor te matabas,
lo decías, Guille, de veras,
y te pedía, aunque no puedas,
hazlo mujer, por mi amor,
y es más grande hoy el dolor.
¡DESDE MI SILLA DE RUEDA!



Yo sabía lo que el futuro
muy pronto me iba a traer,
poco a poco la mujer,
ponía el corazón más duro.
Ya no me sentía seguro,
aunque su voz de reseda,
mal hablaba de buenas nuevas,
lo iba comprendiendo
Hoy Barahona, sufriendo,
¡DESDE MI SILLA DE RUEDA!



Salí de Bejuco un día,
para venir a Santiago,
y m vienen días aciagos
que yo no los merecía.
Nada raro parecía,
a la gente forastera,
pero mi alma prisionera,
ya sabía que la engañaban.
Cómo las penas pasaban,
¡DESDE MI SILLA DE RUEDA!



Ya el niñito era un primor,
y era mi felicidad,
para mi gris soledad,
sabía matar mi dolor.
No importaba que el amor
de su madre se me fuera,
si con su risita nueva,
en el portal yo quedaba,
Que bien conmigo jugaba,
¡DESDE MI SILLA DE RUEDA!



Aquel amor que un buen día
me encontré en el carnaval,
dobló su ruta fatal,
y se cambio en agonía,
Tal vez porque no tenia,
como ayer tanta moneda .
Ella tomó la vereda,
infiel de la perdición,
y me dejó en la irrisión,
¡DESDE MI SILLA DE RUEDA!



¡Cómo paga la mujer
cuando pierde la razón! ...
la saqué de un callejón,
y hoy me deja perecer.
Sólo sin poder mover,
ni una pierna siquiera,
de hambre desea que muera,
sin poder llamar a nadie,
alimentándome de aire,
¡DESDE MI SILLA DE RUEDA!



Se llevó mi hijo también
para mayor sufrimiento,
y no me pasa un momento
sin acordarme de él.
¿Es acaso una mujer,
una alimaña, una fiera?
¿Acaso el amor le hieda,
y no sepa de piedad?
¡Como se ve la maldad!
¡DESDE MI SILLA DE RUEDA!



El negocio que tenía,
me lo quiere arrebatar,
tal vez para irse a juntar,
con alguna mente impía.
Aquí en la sala vacía,
la inspiración se me enreda,
y no es que ya no la quiera,
pues todavía la idolatro.
No sé por qué no me mato,
¡DESDE MI SILLA DE RUEDA!



Ella sabe que es bonita,
pero no tiene cabeza,
y la aparente belleza
con el tiempo se marchita.
Y su conciencia maldita
se arrugará por doquiera,
y tal vez, aunque no quiera,
aquí tendrá que venir,
como me voy a reír,
¡DESDE MI SILLA DE RUEDA!



Pagará tal vez con otro,
lo que conmigo ella ha hecho.
Hoy me siento aquí maltrecho,
y tal vez mañana roto.
Más pasará el alboroto
y vendrá otra primavera.
Yo buscaré piernas nuevas,
y otra vez me pararé .
y perdida la veré,
¡DESDE MI SILLA DE RUEDA!



Hoy me tumba la tristeza
de verme aquí abandonado,
sobre una silla lisiado,
como una simple maleza.
Ella pasea su realeza
en un carro de primera,
y ser la mujer, espera;
de algún viejo ricachón,
veré su equivocación
¡DESDE MI SILLA DE RUEDA !



Barahona, no te apenes,
si no te supo pagar,
que el amor de carnaval,
esos peligros mantiene.
Y si algún día ella viene,
entre la misma alameda,
dale la misma moneda,
y permítele seguir.
Que tú la verás morir,
¡DESDE MI SILLA DE RUEDA!



Hoy me duele el corazón,
se me fue su voz de armiño,
falta en mis brazos el niño,
y se ha muerto la ilusión.
Si mañana su razón,
todo el dolor comprendiera,
y superarse quisiera,
tal vez la perdonaría.
Aunque jamás fuera mía
¡DESDE MI SILLA DE RUEDA!



No le quiero suplicar,
para perder, ya he perdido.
Todo el dinero he tenido
y hasta las piernas de andar.
¿Qué me puede ya importar
que de mi lado se fuera?
La satisfacción me queda,
de todo el deber cumplido,
Aunque me miren tullido,
¡DESDE MI SILLA DE RUEDA!


Descargar PDF de libro Cantaderas...

jueves, 11 de mayo de 2017

La Niña y el Niño del Campo



Niña:
Me levanto temprano en la casa
y me pongo, y me pongo a barrer;
el fogón ha encendido las brasas
y en la mesa me doy a moler.

Soy la Niña...
Soy la niña,
la niña del campo.
Soy la niña, je ujé...
la niña del campo.


Niño:
Me levanto temprano en la casa
y me pongo, y me pongo a amolar
mi daguita en la piedra rasposa
y a la rosa me voy sin tardar.

Soy el niño...
Soy el niño,
el niño del campo.
Soy el niño, je ujé...
el niño del campo.

Niña: 
llamo al puerco, a los pollos y al pavo
y entre cantos les doy de comer.
Sube el sol mañanero al macano
y en su rama canta el "cherelé".

Coro

Niño: 
Voy al mote y recojo la leña,
traigo yuca y maíz al pasar.
Sube el sol mañanero al macano
y con él me pongo a salomar.

Coro.

Niña:
Por la huerta me voy salomando,
de los pozos , el agua traer.
El camino a tortilla me huele, 
y en la olla se sube el café.

Coro.

Niño:
Llevo el noble caballo a la fuente
y lo baño y le doy de beber.
Viene el perro, me ladra y me alcanza
y nos damos los dos a correr.

Coro

Niño y Niña:
En el llano sonó la campana,
y en el pecho mi gran corazón.
Corto al prado su flor más galana, 
y con ella a la escuela me voy.


Niño y Niña cantan juntos el coro.

Libro Los Versos de Muchachita 1968. (canto y música del autor).





Canto de Marcha de la Escuela Campesina


video


Soy el hijo bravo de la tierra.
Soy el fatigado agricultor.
Soy el niño de la escuela campesina,
compañero, sin igual, trabajador.

Soy quien canta y grita en la pradera
soy quien corre y juega con el sol.
El que llora, que saloma y se enfurece,
cuando siente que se hiere su razón.

Coro

Ahora quisiera cantar
por los caminos que levan al amor.
Quiero ver los campos llenos de cosechas...
Y con salomas de paz y de esplendor.

Juro que siempre seré,
para mi pueblo, mi patria, un defensor.
Para la escuela, mis cantos y caricias, 
para el maestro, todo mi corazón. 

Tomado de los Versos de Muchachita -1968.




                                                             Niños- Cuenca del Río Cobre


lunes, 27 de marzo de 2017

POEMAS AL RÍO

Una vez más "El Manguito, Casa de la Cultura Changmarín", se llenó de gente deseosa de cantar, recitar y contar anécdotas sobre la obra político, literaria de Carlos Francisco Changmarín y conmemorar el Día Mundial del Agua. 




La noche de los Poemas al Río permitió conocer de la voz de Larissa Duarte y del Señor Brígido Hernández, activistas del Movimiento Campesino en Defensa del Río Cobre (MOCAMDERCO); detalles de la larga lucha de cientos de personas por la defensa del río contra proyectos insostenibles que afectan la vida las comunidades de la Cuenca. El Sr. Brígido narró como en todo este proceso Changmarín los apoyó, orientó y se inspiró para levantar protesta con sus décimas por la defensa del río Cobre.




Concurrieron niños del grupo cultural de la Profesora Donata Córdoba, quienes recitaron poemas y conocieron de los Apuros de la Abejita
 



Profesores y amigos de Chico compartieron sus anécdotas y leyeron las Décimas al Río Cobre.




EXPOSICIÓN FOTOGRÁFICA EN DEFENSA DEL AGUA
22 DE MARZO DIA MUNDIAL DEL AGUA

























miércoles, 22 de marzo de 2017

RÍO COBRE PARA LA VIDA


Changmarín.

A petición del Compañero Brígido Hernández


Río Cobre para la vida                                           Hay que cuidar este mundo                       
y jamás para la muerte,                                         con su tierra y con su clima
tu pueblo quiere tenerte                                         porque se nos viene encima
en sus manos contenidas.                                     un cataclismo profundo.
Y no en represas bandidas,                                   Esto es un hecho rotundo,
de un millonario mezquino                                     nadie lo debe olvidar,
que se  planta en el camino                                   todos debemos cuidar,
para matar nuestro río…                                        la sabia naturaleza
Todo lo que miro es mío                                        para guardar su grandeza
y no para Vallarino                                                 o el mundo se va a acabar


La tierra, el cielo, las lomas,                                 Todos juntos:pieza a pieza,                         
el sol, la luna, la estrella,                                      juntando, manos con manos,
el trueno con la centella                                       por los Derechos Humanos
y también nuestra saloma,                                   y Nuestra Naturaleza.
y el vuelo de las palomas,                                    La UNIDAD es la grandeza
es propio, como la vida.                                       Recordemos a Urracá.
Pero el rico en su ofensiva                                   La lucha es por Panamá,
quiere arrebatarnos todo                                      y la América Latina
para que comamos lodo,                                      y el agua tan cristalina
y basura con saliva.                                             del RÍO COBRE…y nada más.


Pero la tierra es del pobre,
del campesino, el obrero
y del indio compañero
que su tradición recobre.
Y por eso, el gran RÍO COBRE
nadie lo puede robar,
ni tampoco transformar,
en negocio clandestino,
del señor don Vallarino

que nos quiere maltratar.         




Santiago, 11 de noviembre  de 2009.

NOS QUIEREN ROBAR EL COBRE




Nos quieren robar el Cobre,                         Aquí los terratenientes     
la tierra y la serranía,                                  quieren robarnos el agua
El cielo y la casa mía                                   y ahorcarnos con las majaguas
y todo lo que nos sobre.                              de su plata malamente.
Y sólo por ser tan pobre                              Pero el pueblo es más potente
el rico nos recrimina                                    cuando se pone a luchar,                                   
y quiere el agua, la mina,                            no se deja arrodillar
el sol, la luz y la luna.                                  Con engaños y amenazas.
Pero no tendrá ninguna                               En cualquier oscura plaza
Pues nuestro pueblo camina                       los vamos a derrotar.

   

Y camina hacia adelante                             Como Urracá y el Quibián                       
con nuestro gran corazón                            con nuestra fuerza avanzamos,
en la marcha con la unión                            juntando manos con manos,
del pueblo siempre constante.                     Los ricos no ganarán.
Nos ayuda el sol brillante,                            Nuestro gritos sonarán
y también el claro cielo;                               sin tener ningún desvelo
no nos asusta el desvelo                             y hasta el agua en su recelo
ni el cansancio en esta gira,                        levantará su fiereza…
pues el sol también nos mira                       y la lucha en su grandeza
y no sufrimos de celos.                                Llegará hasta el mismo cielo.



Santiago, 2 de octubre de 2010.     

jueves, 23 de febrero de 2017

Décima a A Stanford A. Hill




Changmarín escribió esta décima, para homenajear a Dr. Stanford Hill durante el acto de inauguración de Biblioteca de UDELAS ( Sede Santiago) que lleva su nombre. Foto- UDELAS


 Yo le canto a Stanford Hill
caballero de salud,
porque posee la virtud
y un carácter juvenil.
Además es varonil,
en su trato singular
tiene ciencia elemental,
con mucha sabiduría,
por eso digo este día;
el doctor es especial.


Stanford del pueblo vino,
de la tierra popular,
su color sabe enfrentar
cualquier oscuro destino.
Su trato es seguro y fino
por su gran sabiduría
ya sea de noche o de día
él esta para curar.
Y por eso en mi cantar
elogio su fantasía.



UDELAS contenta está
con este aporte importante
porque seguirá adelante
y jamás se detendrá.
Pues Stanford seguirá
el timón de Berta, al día,
trabajando noche y día
en Pamplona, sin parar,
para el colegio salvar
y avanzar con valentía.


Linda tierra de Pamplona
donde la patria palpita
y el paisaje se agita
canta aquí sobre la loma.
gritemos nuestra saloma
para seguir adelante.
Y que aquí nadie se plante
en este lindo paisaje
y con este mismo traje
y mi corazón cantante.




miércoles, 22 de febrero de 2017

Condecoración “Orden Marta Matamoros” a Eneida Romero de Changmarín


Gran Medalla al Mérito, pergamino y  Decreto, que acredita a la maestra Eneida Romero de Changmarín, como ganadora de la condecoración Marta Matamoros 2016. 




______________________________________________________________

Gobierno entrega Condecoración “Orden Marta Matamoros”

El ministro de la Presidencia,  Álvaro Alemán, en compañía de la directora del Instituto Nacional de La Mujer (INAMU), Liriola Leoteau hicieron entrega de la Condecoración Nacional de la “Orden Marta Matamoros”, a la  maestra Eneida Romero de Changmarín, además de la Gran Medalla al Mérito, un pergamino, y el Decreto que la acredita como ganadora de la condecoración.
Eneida Romero nació un 27 de noviembre de 1923 en Santiago, provincia de Veraguas República de Panamá, hija única del hogar formado por Don José Aníbal Romero y Doña Mercedes González de Romero, moradores ejemplares de San Francisco de Veraguas, laboró por 28 años al servicio de la educación en áreas rurales y urbanas del país, se jubila laborando  en la escuela República de Alemania.
Se reconoce entre sus aportes a la educación de cientos de niño,  jóvenes y adultos, ya  que siendo maestra de primer grado en Santiago a finales de la década del 50, y frente a la falta de libros para enseñar a leer y a escribir a sus alumnos, elaboró y publicó en mimeógrafo una Cartilla de Lectura basada en el método global que se introducía en esa época en nuestras escuela, lo cual realizó bajo la supervisión del insigne educador Don Pablo Calvo; también fue pionera en la introducción del Enfoque de Escuela Activa como medio para transformar el tradicionalismo imperante.
Trabajó de manera gratuita como alfabetizadora de hombres y mujeres humildes de Veraguas  a finales de la década del 50 y finales del 60, además participó decididamente en la gran huelga de educadores a mediados de la década del 60, que bajo el liderazgo del Magisterio Panameño Unido que  reclamaba mejores escuelas y condiciones para los educadores, huelga que fue reprimida por el Gobierno de turno, entre otros aportes hechos en pro de las mujeres panameñas.
Activamente participa en el Frente Reformistas de Educadores Panameños – FREP- en las luchas contra la derogatoria de la Reforma Educativa en 1979.
En esta Condecoración participaron también Zulphy  Santamaría, viceministra de Trabajo y Desarrollo Laboral y el secretario General  del Ministerio de Desarrollo Social, Cosme Moreno.
La “Condecoración Nacional de la  Orden Marta Matamoros fue creada por el Gobierno de la República de  Panamá, mediante Decreto Ejecutivo N° 81 de 18 de mayo de 2006, con el fin de rendir homenaje a una mujer panameña  integra, de grandes virtudes ciudadanas y ejemplar trayectoria social,  política, cultural; de beligerancia para la consecución de sus ideales, que ha contribuido al fortalecimiento de la nación panameña y a  la consolidación de los derechos sociales, laborales, sindicales y de equidad de  género.
Es importante mencionar que Marta Matamoros fue una defensora de los derechos sindicales de las mujeres obreras en Panamá, militante política y modista de profesión; fue una de las primeras dirigentes que organizó el movimiento femenino sindical en Panamá, creyendo en la organización como única vía para la lucha de reivindicación y liberación de los sectores oprimidos y marginados.
Consagró su vida a la defensa de los intereses de la clase obrera, particularmente de las mujeres trabajadoras, donde lucha por la incorporación del fuero de maternidad de catorce semanas para trabajadoras y obreras en el primer Código de Trabajo; así como por la justicia, liberación e igualdad social y de generó, la soberanía nacional, la paz mundial y la solidaridad entre pueblos.
Tomado de la Página Web del MIDES