jueves, 25 de agosto de 2016

AGUA QUE LA VIDA DAS


Para cantarla en Mesano
  


Agua que la vida das
y también la vida quitas.
Agua que te precipitas
al precipicio, fugaz.
Agua que en tu rumbo vas
a morir al mar salado,
o en el cielo evaporado
y contaminada, en fin…
o perdida en el confín
del desierto fulminado


Agua que mana del cielo
y también de las honduras,
Agua mineral y pura
Y que reverdece el suelo.
Agua, salud y consuelo
para el pobre en su pobreza.
Agua de amarga tristeza
cuando deja de llover
y la sequía viene a ser 
la muerte de la belleza.


Agua dulce y agua clara
como espejo reluciente.
Agua tomada en su fuente
para venderla más cara.
Y agua que se acapara
tan sólo para un puñado
de ricos y potentados,
para el bien de sus potreros,
mientras que campos enteros
ya la sed los ha matado.


Agua, tesoro inmortal.
¡Ay! Si faltaras mañana…
Ya la quebrada no mana
por el desmonte infernal.
Agua que mueve el Canal…
Sin ti, no canto este verso,
y por eso te converso
y al pensarlo esto me aterra,
pues si te vas de mi tierra
se acabará el universo.





Victoriano Lorenzo

Libro Socanbón 1959
A Ruperto Ruiz y su esposa Magdalena





Victoriano, guerrillero
Cholo de la serranía
Líder de la Patria mía
Primero, entre los primeros.


¡Ay, aquel quince de mayo
de ingrata recordación!
Partieron tu corazón,
antes que cantara el gallo.
Se dobló tu rojo tallo
bajo el plomo traicionero
del Conservador artero
y del Liberal impío.
Lloró la sierra y el río
Victoriano, guerrillero.
  

Con el sombrero en la frente
y la daga en la cintura,
de la tierra y sus honduras
fuiste sacando la gente.
Llegaron sencillamente
sin conocer cobardía,
muriendo de noche y día
y marchando al mismo son.
Te fusiló la traición,
Cholo de la serranía.

  
Fue la tierra tu bandera,
Tu grito la libertad,
Tu esperanza, la igualdad,
Para la cholada entera.
Fuiste rayo , luz y fiera
contra la azul tiranía.
la guerra de los il Días,
conoció tu amor inmenso.
Te fusilaron Lorenzo,
Líder de la Patria mía.

  
La podrida burguesía,
en la traición se solaza,
por eso, en aquella plaza,
te mataron ese día.
El yanqui felón reía,
en su flamante crucero.
Pero tu blanco sombrero,
ensangrentado se alzó
y un estandarte pintó
Primero, entre los primeros.


miércoles, 24 de agosto de 2016

Décima QUE BONITO EL FESTIVAL


Libro Socabón-1959
Dedicado a los organizadores del Festival de la Mejorana de Guararé.


Que bonito el Festival
al son de la mejorana
Nuestra patria soberana
canta su gloria inmortal



Aquí, la mujer sincera
de infinita lozanía
el hombre y su gallardía,
el sombrero y la pollera.
La tonada mensajera
y el machete sin rival.
Toda la gracia rural
de la tierra panameña.
Uno parece que sueña
Qué bonito Festival.


Qué pradera más hermosa
la tierra de Guararé.
Por donde mira uno ve
surgir capullos de rosa.
Hasta la sal espumosa
tiene miel que se desgrana,
y al empezar la mañana,
canta el sol sobre el rocío,
todo me parece mío,
al son de la mejorana.

Cuando escucho la saloma
del pueblo en su verde son.
Se me raja el corazón,
y una lágrima se asoma.
Vuelan miles de palomas
tragándose el panorama,
y la musa interiorana
llena el cielo de ilusión,
levantando el pabellón
nuestra Patria soberana.

Fiesta de luz y de amores,
con aire de socabón,
con lamentos de acordeón
y gemidos de tambores.
Canta el hombre sus dolores,
canta del bien y del  mal,
de su trabajo triunfal,
y las ganas de vivir.
Canta pueblo hasta morir,
canta su gloria inmortal.